Saltar a continguts

Grup de Missions i Mans Unides a Tàrrega

Navegació

Menú principal

... dels misssioners

27/10/2009
Vivències de la Gna. Lurdes Nadal a l´Índia
La germana Lurdes ambn els nens Ampliar imatge

Es para mí motivo de gozo y alegría grande el poder compartir, aunque sea a grandes rasgos, algo de lo que significa para mí la experiencia misionera de mis 34 años en la India. Lo considero como el periodo más bello de mi vida.
Los Superiores me enviaron a esta Misión cuando tenía 28 años. Al principio todo era nuevo, diferente, otro mundo extraño. Aunque no me resulto fácil la adaptación, con la ayuda de Dios y una gran dosis de buena voluntad y de esfuerzo personal conseguí llegar a apreciar grandemente los valores de la Cultura India y a amar de verdad a aquella gente, cuya sencillez y hospitalidad son encantadoras.
La Misión que las Carmelitas Misioneras llevamos a cabo en la India se caracteriza por el empeño que todas hemos puesto en ser testigos del Amor de Dios, trabajando con entusiasmo por el desarrollo físico, intelectual y espiritual de aquella gente, y sobre todo por la educación de las niñas y valoración de las mujeres que viven en la zona rural del Gujarat, Orissa, Andhra Pradeshy, Sickim y Karnataka.
Para este fin tenemos 7 internados en donde más de 1000 niñas descubren otro modo de vivir más humano y se preparan para un futuro mejor.
Llevamos a cabo varios proyectos de trabajo social, especialmente para el desarrollo de las mujeres, algunos de los cuales son apoyados por “Manos Unidas”, y no menos dignos de mención es la labor evangelizadora realizada en diferentes parroquias y pueblos de zonas rurales.
Resulta de veras consolador el contemplar el desarrollo que ya se está notando, pongo un ejemplo:
- Rina era una niña de familia muy pobre, pero muy vivaracha: inteligente, estudiosa, abierta y generosa. Se le dio la oportunidad de continuar estudiando con la ayuda de bienhechores. Hoy ha terminado su carrera y es la primera médico dentista de aquellos alrededores. Increíble?... Pues, es cierto y pienso que cuantos más talentos escondidos habrá en tantas jóvenes que no podrán florecer por falta de la oportunidad de cultivarlos.
Esto es simplemente un ejemplo, de los muchísimos que se dan, para ilustrar la buena y eficaz labor llevada a cabo en muchas partes del mundo, por aquellos que hemos sido elegidos y llamados para tal noble misión y también para dar gracias al apoyo y generosidad de tantísimas personas que nos ayudan con su colaboración material y con su apoyo moral.


¡GRACIAS A TODOS!. Y a seguir trabajando por un mundo más humano y más justo, porque, a pesar de todo, “OTRO MUNDO ES POSIBLE”


Hna. Lurdes Nadal CM